Últimas recetas

Un maridaje de queso enérgico: Parte 2

Un maridaje de queso enérgico: Parte 2


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cómo combinar quesos con licores más oscuros

Aquí estamos, de vuelta para la segunda parte de mi maridaje de licor y queso. La última vez, tuve una variedad realmente emocionante de licores que encontré que tenían en su mayoría perfiles de sabor dulce, y se combinaron deliciosamente con mi selección de quesos. Sin embargo, dado que no soy muy goloso, la segunda parte de esta combinación irá en una dirección muy diferente. Esta combinación incluye algunos de mis licores marrones favoritos, presentando una colección de perfiles de sabor más complejos. Como gran amante de los espíritus marrones, debo decir que probablemente esta fue mi favorita de las dos partes.

Como se mencionó anteriormente, los licores que utilicé se eligieron en función de cómo bebo regularmente. Estos son licores que vería en un bar o licorería y compraría en una bebida o para mi propio gabinete de licores. Todos tenemos diferentes gustos cuando se trata de bebidas espirituosas, y aunque muchas personas prefieren la seguridad de una bebida espirituosa o cóctel dulce, a mí me gusta experimentar con diferentes tipos de sabores. Salado, ardiente, ahumado, amargo: estos son los perfiles que me emocionan al probar una variedad de licores y aprender los entresijos de cada uno. Saludos, ¡y manos a la obra!

Haga clic para ver qué queso combinar con bebidas espirituosas más oscuras

- Sara Kay, El espíritu


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense en el queso más ligero / fresco ... vaya con vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con mucho cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combina con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor de la madera, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino añejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense que el queso es más ligero / fresco ... vaya con un vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combinan con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor a madera & # 8217s, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino más viejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense en el queso más ligero / fresco ... vaya con vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con mucho cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combina con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor a madera & # 8217s, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino añejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso, es tener algunos limpiadores de paladar servidos con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense en el queso más ligero / fresco ... vaya con vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combinan con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor a madera & # 8217s, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino más viejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense en el queso más ligero / fresco ... vaya con vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con mucho cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combinan con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor de la madera, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino más viejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense que el queso es más ligero / fresco ... vaya con un vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combina con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor de la madera, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino añejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense que el queso es más ligero / fresco ... vaya con un vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con mucho cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

La acidez del Riesling alemán ofrece un agradable contraste con el sabor a nuez ácido de un Parmigiano-reggiano, mientras que los sabores minerales y herbáceos del Sauvignon Blanc francés también pueden ofrecer hermosos sabores cuando se combina con el queso de cabra y el queso # 8217. Pero los sabores más atrevidos y tropicales del Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda tienden a ser demasiado fuertes para este efecto.

Las claras que han sido & # 8220 remojadas & # 8221, dejadas en barricas de roble para absorber el sabor a madera & # 8217s, generalmente deben evitarse con queso. Busque los fermentados en acero inoxidable.

Si debe maridar un vino tinto con su curso de quesos, invierta en un vino más viejo, como un Rioja tradicional de al menos cinco años, ya que el tiempo habrá suavizado los taninos. Pero aún tendrá que ser servido con un queso fuerte como el cheddar o (mi favorito) manchego.

El oporto y el Stilton son una combinación clásica, pero en lugar de los oportos rubí, prueba un oporto leonado más claro.

Como se mencionó, Sauterne con Roquefort es un maridaje clásico de vino y queso. Es posible que incluso desee probar un brandy con queso. Habíamos experimentado con Calvados (Apple Brandy) y descubrimos que funcionaba maravillosamente con Camembert cubierto con cebolla y manzana salteadas.

Recuerde que cuando combine vino y queso, primero pruebe el vino solo. A continuación, pruebe el queso y beba el vino con el queso. vino, queso, vino. Los quesos deben organizarse del más suave al más fuerte, para ayudar a evitar que su paladar se sobrecargue. Queso más blando antes que queso duro, y leche de vaca (la más suave) a Cabra, luego Oveja y finalmente Quesos Azules. El queso influirá en el sabor del vino, más que el vino influirá en el queso. No "desperdicie" su mejor botella de vino con un maridaje de queso.

Otro pequeño "truco" con su maridaje de vino y queso es que se sirvan unos limpiadores de paladar con el queso. Las galletas de agua son una buena adición. También descubrí que la pepita de almendras y la pasta de membrillo son una buena adición a un plato de queso.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Maridaje de vinos y quesos

Si alguna vez hubo un mito sobre el vino, es que combina muy bien con el queso.

¿Cuándo fue la última vez que pensó en agregar un poco de vino a su leche? No suena demasiado apetitoso, ¿verdad? Entonces, ¿de dónde vino la idea del vino y el queso? Supongo que los productores de queso locales querían aprovechar los vinos regionales que se estaban produciendo. Sigo creyendo que si tienes un vino de una zona que produce queso, prueba ese queso con el vino (vienen de terruño similar).

Los maridajes de vino y queso son una de esas cosas "difíciles" con las que trabajar. Consulte mi serie de artículos sobre el maridaje de vinos en Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three y Part Four.

Hay tantos quesos, no hay forma de cubrirlos todos, pero consideremos los tipos de quesos. Hay quesos frescos, blandos, semiblandos, duros y azules. Además de eso, el queso se puede hacer con leche de vaca, cabra o oveja, cada una con diferentes perfiles de sabor.

En general, cuando marida queso con vino, piense que el queso es más ligero / fresco ... vaya con un vino más fresco y afrutado.

Los quesos semiblandos aumentan de peso, así como la cremosidad del recubrimiento de boca, así que piense en ácidos, pero con peso y fruta (esto puede variar desde un Sauvignon Blanc afrutado hasta un Pinot Noir con cuerpo, y todo lo demás).

Los quesos duros tienden a envejecer por más tiempo y tienen sabores más distintos. Una "regla" a seguir aquí sería, "cuanto más fuerte es el sabor, más grande es el vino" (Merlot a Zinfandel y Cabernet Sauvignon).

Entre los quesos que a menudo se asocian con el maridaje de vino tinto se encuentran los azules como el queso azul y los quesos cremosos como el camembert. Sin embargo, la cremosidad del queso se ve ahogada por la sequedad del tanino en los tintos.

El queso azul puede variar de suave a fuerte. Recuerde combinar la sal con el dulce, de modo que cuanto más salado sea el queso, más dulce será el vino. Los estilos más dulces de vino blanco como Sauternes combinan mejor con quesos azules como Roquefort, ya que la bebida realza su sabor salado.

The acidity of German Riesling offers a nice contrast to the tangy nuttiness of a Parmigiano-reggiano, while the grassy, mineral flavors of French Sauvignon Blanc can also deliver beautiful flavors when paired with goats’ cheese. But the bolder, more tropical flavors of Sauvignon Blanc from New Zealand tend to be too strong for this effect.

Whites which have been “oaked”, left in oak barrels to absorb the wood’s flavor, should generally be avoided with cheese. Look for those fermented in stainless steel.

If you must pair a red wine with your cheese course, invest in an older wine, such as a traditional Rioja at least five years old, as time will have softened the tannins. But it will still need to be served with a strong cheese such as cheddar, or (my favorite) Manchego.

Port and Stilton are a classic pairing, but instead of the ruby ports, try a lighter tawny Port.

As mentioned, Sauterne with Roquefort is a classic wine and cheese pairing. You may want to even try a Brandy with cheese. We had experimented with Calvados (Apple Brandy) and found that it worked wonderfully with Camembert covered with sauteed onion and apple.

Remember that when you are pairing wine and cheese together, first taste the wine by itself. Next taste the cheese, and sip the wine with the cheese. wine, cheese, wine. Your cheeses should be arranged from mildest to strongest, to help keep your palate from being overloaded. Softer cheese before hard cheese, and cow's milk (the mildest) to Goat, then Sheep and finally Blue Cheeses. The cheese will influence the taste of the wine, more than the wine will influence the cheese. Don't "waste" your best bottle of wine with a cheese pairing.

Another little "trick" with your wine and cheese pairing, is to have some palate cleansers served with the cheese. Water crackers are a nice addition. I have also found that almond nugget and quince paste make a nice addition to a cheese plate.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Wine & Cheese Pairing

If ever there was a myth about wine, it is that it pairs great with cheese.

When was the last time you ever thought about adding a little wine to your milk? Doesn't sound too appetizing does it? So where did the idea of wine and cheese come from? My guess is that local cheese producers wanted to take advantage of the regional wines that were being produced. I still believe that if you have a wine from an area that produces cheese, try that cheese with the wine (they come from similar terroir).

Wine and Cheese pairings are one of those "tricky" things to work with. Check my series of articles about wine pairing at Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three, and Part Four.

There are so many cheeses, there is no way to cover them all, but let's consider the types of cheeses. There are fresh, soft, semi-soft, hard, and blue cheeses. On top of that, cheese can be made from cow's, goat's, or sheep's milk - each imparting different flavor profiles.

In general, when pairing cheese with wine, think the lighter/ fresher the cheese.. go with crisp, fruitier wine.

Semi soft cheeses move up in weight, as well as mouth coating creaminess, so think acid, but with weight and fruit (this can range from a fruity Sauvignon Blanc to a full bodied Pinot Noir, and everything in between).

Hard cheeses tend to be aged longer, and have more distinct flavors. A "rule" to follow here would be, "the stronger the flavor, the bigger the wine" (Merlot to Zinfandel and Cabernet Sauvignon).

Among the cheeses often associated with red wine pairing are blues such as blue cheese and creamy cheeses such as Camembert. However, the creaminess of the cheese is drowned out by the dryness of the tannin in the reds.

Blue Cheese can range from mild to strong. Remember to match salt with sweet, so the salter the cheese, the sweeter the wine. Sweeter styles of white wine such as Sauternes pair best with blue cheese such as Roquefort, as the drink enhances its saltiness.

The acidity of German Riesling offers a nice contrast to the tangy nuttiness of a Parmigiano-reggiano, while the grassy, mineral flavors of French Sauvignon Blanc can also deliver beautiful flavors when paired with goats’ cheese. But the bolder, more tropical flavors of Sauvignon Blanc from New Zealand tend to be too strong for this effect.

Whites which have been “oaked”, left in oak barrels to absorb the wood’s flavor, should generally be avoided with cheese. Look for those fermented in stainless steel.

If you must pair a red wine with your cheese course, invest in an older wine, such as a traditional Rioja at least five years old, as time will have softened the tannins. But it will still need to be served with a strong cheese such as cheddar, or (my favorite) Manchego.

Port and Stilton are a classic pairing, but instead of the ruby ports, try a lighter tawny Port.

As mentioned, Sauterne with Roquefort is a classic wine and cheese pairing. You may want to even try a Brandy with cheese. We had experimented with Calvados (Apple Brandy) and found that it worked wonderfully with Camembert covered with sauteed onion and apple.

Remember that when you are pairing wine and cheese together, first taste the wine by itself. Next taste the cheese, and sip the wine with the cheese. wine, cheese, wine. Your cheeses should be arranged from mildest to strongest, to help keep your palate from being overloaded. Softer cheese before hard cheese, and cow's milk (the mildest) to Goat, then Sheep and finally Blue Cheeses. The cheese will influence the taste of the wine, more than the wine will influence the cheese. Don't "waste" your best bottle of wine with a cheese pairing.

Another little "trick" with your wine and cheese pairing, is to have some palate cleansers served with the cheese. Water crackers are a nice addition. I have also found that almond nugget and quince paste make a nice addition to a cheese plate.


La actualización del sommelier

Sommelier Update es un blog educativo sobre vino, cerveza, licores y comida. Comenzó junto con el club Arrowhead Wine Enthusiast, pero rápidamente ha ganado un seguimiento internacional de aquellos interesados ​​en aprender, disfrutar y divertirse con la comida y el vino. Artículos semanales sobre asesoramiento, servicio, ideas de maridaje, recetas, educación y consulta, de un Sommelier certificado y educador enológico.

Wine & Cheese Pairing

If ever there was a myth about wine, it is that it pairs great with cheese.

When was the last time you ever thought about adding a little wine to your milk? Doesn't sound too appetizing does it? So where did the idea of wine and cheese come from? My guess is that local cheese producers wanted to take advantage of the regional wines that were being produced. I still believe that if you have a wine from an area that produces cheese, try that cheese with the wine (they come from similar terroir).

Wine and Cheese pairings are one of those "tricky" things to work with. Check my series of articles about wine pairing at Wine Pairing Part One, Part Two, Part Three, and Part Four.

There are so many cheeses, there is no way to cover them all, but let's consider the types of cheeses. There are fresh, soft, semi-soft, hard, and blue cheeses. On top of that, cheese can be made from cow's, goat's, or sheep's milk - each imparting different flavor profiles.

In general, when pairing cheese with wine, think the lighter/ fresher the cheese.. go with crisp, fruitier wine.

Semi soft cheeses move up in weight, as well as mouth coating creaminess, so think acid, but with weight and fruit (this can range from a fruity Sauvignon Blanc to a full bodied Pinot Noir, and everything in between).

Hard cheeses tend to be aged longer, and have more distinct flavors. A "rule" to follow here would be, "the stronger the flavor, the bigger the wine" (Merlot to Zinfandel and Cabernet Sauvignon).

Among the cheeses often associated with red wine pairing are blues such as blue cheese and creamy cheeses such as Camembert. However, the creaminess of the cheese is drowned out by the dryness of the tannin in the reds.

Blue Cheese can range from mild to strong. Remember to match salt with sweet, so the salter the cheese, the sweeter the wine. Sweeter styles of white wine such as Sauternes pair best with blue cheese such as Roquefort, as the drink enhances its saltiness.

The acidity of German Riesling offers a nice contrast to the tangy nuttiness of a Parmigiano-reggiano, while the grassy, mineral flavors of French Sauvignon Blanc can also deliver beautiful flavors when paired with goats’ cheese. But the bolder, more tropical flavors of Sauvignon Blanc from New Zealand tend to be too strong for this effect.

Whites which have been “oaked”, left in oak barrels to absorb the wood’s flavor, should generally be avoided with cheese. Look for those fermented in stainless steel.

If you must pair a red wine with your cheese course, invest in an older wine, such as a traditional Rioja at least five years old, as time will have softened the tannins. But it will still need to be served with a strong cheese such as cheddar, or (my favorite) Manchego.

Port and Stilton are a classic pairing, but instead of the ruby ports, try a lighter tawny Port.

As mentioned, Sauterne with Roquefort is a classic wine and cheese pairing. You may want to even try a Brandy with cheese. We had experimented with Calvados (Apple Brandy) and found that it worked wonderfully with Camembert covered with sauteed onion and apple.

Remember that when you are pairing wine and cheese together, first taste the wine by itself. Next taste the cheese, and sip the wine with the cheese. wine, cheese, wine. Your cheeses should be arranged from mildest to strongest, to help keep your palate from being overloaded. Softer cheese before hard cheese, and cow's milk (the mildest) to Goat, then Sheep and finally Blue Cheeses. The cheese will influence the taste of the wine, more than the wine will influence the cheese. Don't "waste" your best bottle of wine with a cheese pairing.

Another little "trick" with your wine and cheese pairing, is to have some palate cleansers served with the cheese. Water crackers are a nice addition. I have also found that almond nugget and quince paste make a nice addition to a cheese plate.


Ver el vídeo: Maridaje quesos y vinos (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Carlomagno

    Esta es una frase divertida.

  2. Batair

    Gracias por el milagro))

  3. Talkis

    No importa cuánto lo intentemos todos, seguirá siendo como pretendía el universo. Mientras leía mi cerebro murió.

  4. Dotaur

    I beg your pardon that intervened ... I understand that question. Invito a la discusión.

  5. Logan

    Creo que admites el error.

  6. Franklyn

    Pido disculpas, pero esto no me queda bien.



Escribe un mensaje